Noticias falsas y otras mentiras

putin
Vladimir Putin

DORA AMADOR

Resulta difícil creer lo que está pasando ante nuestros ojos y los del mundo, sumidos en una especie de inercia inducida por la estupefacción. El problema no radica únicamente en el presidente electo, también en los medios, los ciudadanos de conciencia de ambos partidos o de ninguno y de la Oficina de Ética en el Gobierno, que emite opiniones muy acertadas sobre la incompetencia y la amenaza que representa Donald Trump para la nación y el mundo, pero nadie hace nada que le impida a este intimidador profesional llegar a ser el déspota que destruya nuestra democracia.

trump3
Donald Trump.

Trump ha creado el gabinete de gobierno más rico de la historia americana. Sus nominados para los primeros cargos son multimillonarios, nacieron ricos y amasan hoy fortunas aún mayores. Todos tienen mucha más experiencia ayudando financieramente a candidatos políticos que en dirigir departamentos del gobierno. Y algunos de los nombrados son una vergüenza además de un riesgo internacional.

Trump nombró para dirigir la Agencia de Protección Ambiental a Scott Pruitt, un enemigo de las regulaciones, que niega el cambio climático y la labor de la agencia. En una investigación realizada en 2014 se descubrió que Pruitt había sido un vocero a sueldo de las industrias de gas y petróleo. Lo más vergonzoso de Pruitt es que firmó una carta criticando la Agencia de Protección Ambiental por exagerar la contaminación del aire causada por la perforación de gas natural en Oklahoma. Resultó ser que la carta no fue escrita por él, sino por una de las mayores empresas dedicada a la perforación de gas.

mitch
Mitch McConnell.

Vladimir Putin tuvo un enorme éxito en su intervención en las elecciones de Estados Unidos. Es algo tan atrevido que nadie sabe cómo confrontar a Putin, que no ha disimulado su felicidad con el “triunfo” electoral de Trump. Además del director del FBI, James Comey, encargado de que Clinton no saliera presidenta.

Pero ahí no radica todo, Trump va logrando marginar a la prensa si no dice lo que él quiere, lo que le haga quedar bien, y recurre, si se informa la verdad, a su trillada manipulación de que los medios “están en contra de él”.

La intentona de censura ya no pasa desapercibida, pero los medios, sobre todo televisivos, están perplejos, y para no parecer parcializados dejan hablar hasta por los codos a los voceros de Trump, que ya dominan a los intimidados reporteros.

Otro problema mayor está minando agresivamente la veracidad de la información que se recibe, y es causado por Facebook, que se ha dedicado a divulgar noticias falsas, inventadas, que gran parte de los lectores creen y que influyeron también en el proceso electoral. Ejemplo: en lo que va de 2016, los usuarios de Facebook se enteraron de que el Papa respaldó a Donald Trump (no lo hizo), que un funcionario demócrata fue asesinado después de aceptar testificar contra Hillary Clinton (nunca sucedió), que Bill Clinton violó a una joven de 13 años (falso), y el domingo, Edgar M. Welch, de Salisbury, Carolina del Norte, fue arrestado después de disparar dos tiros dentro de una pizzería en Washington, D.C. mientras investigaba las afirmaciones falsas que había leído en Facebook, de que en el sótano de la pizzería se llevaba a cabo un negocio sexual con menores de edad en el que estaba implicada Hillary Clinton, porque el dueño de la pizzería había ayudado a su campaña electoral en una cena de recaudación de fondos.

comey
James Comey.

“Difundir noticias falsas tiene el objetivo de destruir la verdad, perdernos en un mundo donde no cuentan los hechos verídicos ni la defensa contra las mentiras”, afirma Bill Moyers, un periodista excelente a quien leo confiada.

Uno de los más activos difusores de la noticia falsa sobre Hillary Clinton y la venta de sexo de menores en la pizzería es Mike Flynn, Jr., hijo del teniente general retirado Mike Flynn, a quien Trump nombró su Consejero de Seguridad Nacional. El mismo que dijo que el Islam no es una religión, sino una ideología política que como un cáncer lleva dentro de sí cada musulmán, aunque, en efecto, sean 1,700 millones de seres humanos los que practican esta religión que se opone a los yihadistas, de quienes son también sus víctimas.

Cumpliendo con mi conciencia, me di de baja de la infame Facebook cuando supe que además de propagar noticias falsas con el consentimiento de Mike Zuckerberg, está codificando su algoritmo para servir a los pedidos de censura de China para poder aprobar la red social allá, lo que le dará inimaginables ganancias a su empresa. Y ahora descubro este titular del diario El País de ayer: “¿Tiene Facebook la clave del éxito electoral de Trump? Un estudio analiza cómo superó ampliamente a Clinton en la movilización online de sus seguidores”.

La personalidad, la actitud, el carácter de Donald Trump lo hacen incapaz y altamente peligroso para ejercer la presidencia, que logró por lo antes dicho y por el Colegio Electoral, no por el voto popular, en el que Clinton le lleva una ventaja de 2.7 millones de votantes. Quedará en los libros de historia: las elecciones de 2016 las ganó honradamente Hillary Clinton, no Donald Trump.

clinton
Hillary Clinton.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.