El comienzo de una nueva y anhelada etapa

enfermedades-cansancio-cronico

 

En el ensayo del gran maestro de espiritualidad y meditación, Laurence Freeman, OSB, The Ego of Spirituality, están descritas la visión y la misión de la publicación que edité del 2005 hasta hace unos días, Palabra. Porque nació y vivió con el propósito único de divulgar la Palabra de Dios, el Reino que ha llegado a nosotros, y que tantas personas no conocen en toda su significación. Freeman es director del World Community of Christian Meditation –a la que pertenezco– es un monje benedictino, sucesor espiritual de John Main  quien fue fundador de esta Comunidad de Meditación Cristiana esparcida hoy por todo el mundo.

Soy católica cubanoamericana, pero creo firmemente en la necesidad, urgencia y grandeza del ecumenismo. Estoy asimismo, comprometida con el diálogo interreligioso, (Ver también Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso) tan necesario.  Ha llegado la hora de la unión de los cristianos y de establecer relaciones amistosas, respetuosas, sólidas con las otras religiones. A eso iintenté contribuir en la pequeña medida de mis esfuerzos, de mi trabajo diario en la edición de Palabra, y es un tema recurrente en mis artículos semanales publicados en El Nuevo Herald.

En el magnífico análisis de la contemplación, de la vida interior, de la búsqueda del verdadero yo,  de Freeman, que mencioné –The Ego of our Spiritual Journey–, está también revelado mi viaje espiritual. En las liberadoras palabras de Freeman encontré finalmente de qué se trata la integración del yo, el dejar ir  el ego y todo lo que no sea necesario para alcanzar en ese viaje que no termina mientras dure este hoy, la unión con Dios. Para lograrlo hay también que acoger con misericordia nuestra terrible sombra. No digo más, les pido que lean a Freeman, discípulo no solo de Main, también de otros grandes de la espiritualidad contemporánea, no solo cristiana.

Descubrir lo cansada que estoy, física y mentalmente, y que no tengo tiempo para dedicarle lo que quiero me hizo concientizar que debo dejar ir algo, no puedo hacer tanto. Así que, le digo adiós a Palabra, que edito desde 2005, hace 10 años, no puedo más. Siento que Dios me llama a estar con él mucho más tiempo, en oración, en meditación, atendiendo más a las lecturas que quiero dedicarme de lleno, como la que publicó recientemente N.T. Wright,  Paul and the Faithfulness of God. Una obra maestra de cuatro volúmenes que necesito leer, me interesa, me fascina el tema y, como antes, ya no puedo decir, “la dejaré para cuando me retire”,  porque me retiré hace cinco años y resulta que he seguido trabajando sin parar. Me niego. No puedo dejarme arrastrar por la tentación del exceso de activismo, que el Papa Pío XII definió como “herejía de la acción”, y el escritor chileno Segundo Galilea: “los demonios del apostolado” en su libro Tentación y discernimiento.  Bien claro lo dejó dicho el poeta místico San Juan de la Cruz:

“Adviertan, pues, aquí los que son muy activos, que piensan ceñir al mundo con sus predicaciones y obras exteriores, que mucho más progreso harían […] dejando aparte el buen ejemplo que de sí darían, si gastasen siquiera la mitad de este tiempo en estarse con Dios en oración… Cierto entonces harían más y con menos trabajo con una hora que con mil, mereciéndolo su oración, y habiendo cobrado fuerzas espirituales con ella; porque de otra manera, todo es martillar y hacer poco más que nada, y a veces nada, y aun a veces daño”.

San Juan de la Cruz (1542-1591)

Un comentario en “El comienzo de una nueva y anhelada etapa

  1. Gracias, Dora, por tantas cosas hermosas que publicaste en “Palabra”, de la cual era asiduo lector y que algunos de mis amigos tambien tanto disfrutaron. Buen viaje hacia el “desierto:; que el silencio y la meditacion te hagan mas inconfundible la vocesita interior que tanto nos dice, cuando cesamos de tener tanto ruido exterior e interior. En esa jornada te recomindo releer no solo a Teresa, que se que te acompna siempre, sino la Beata Isabel de la Trinidad, mi segunda maestra de oracion. Isabel te guiara de la mano de San Pablo, particualrmenete en su carta a los Efesios a conocer la anchura, la grandeza y la trascendencia de Quien mora en ti, para que desde ya, tengas un anticipo de la Casa del Padre aca en la tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.