El Cristo Cósmico

188222main_188092main_d-protoplanetary-082907-full_full

Telescopio espacial Spitzer/NASAImage Credit: NASA/JPL-Caltech.
Aug 7, 2017 Editor: Administrador de contenido del la NASA.

Del Jesús histórico al Cristo Cósmico

La mayoría de la gente cree en un Jesús histórico, pero no en un Cristo Cósmico como la encarnación de la historia de todo el Universo. (Puede leer Apocalipsis 21, 6: «Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida.«

La ciencia de hoy le llama Big Bang. Los cristianos creemos que en ese momento nace el Cristo Cósmico, cuando Dios decide mostrarse a sí mismo a través de la creación. De eso hace casi 14 mil millones de años y desde entonces, Cristo estaba, existía desde el principio. Ese Cristo se hace hombre, Jesús, hace más de 2,000 años, y es el que conocemos a través de los evangelios y de las cartas de Pablo y los apóstoles y el Apocalipsis.  Es el Cristo que resucita.

En el espacio, a través de los telescopios, lo que vemos es mucho más que estrellas, polvo y nebulosas, gases y huecos negro. Las galaxias nos revelan a veces una cruz –como la imagen, que parece en llamas, arriba– el símbolo supremo del amor de Cristo. Ese eterno “darse” misericordiosamente por cada uno de nosotros para redimirnos, para mostrarnos el rostro de Dios. Reconocer ese amor que se nos da, saberlo, es imprescindible para comprender el alcance del Cristo Cósmico, del cual somos parte vital, como todo el misterio de la creación.

Pobres de los que no ven en las estrellas, el mar, los árboles, las altas montañas, los valles, el ser humano, todo el cosmos, la energía vital de la vida, Dios.

Porque en él vivimos, en él  nos movemos y en él somos. Y la fuerza que mueve el cosmos es el amor. Los textos citados arriba son los que nos muestran a un Cristo que existía antes de la misma creación, junto a Dios. Él se hizo carne como la nuestra, hombre igual a nosotros excepto que no cometió pecado. Ya resucitado, nos atrae hacia él como al resto del universo.

El Cristo Cósmico eterno es Dios revelado a través de cada aspecto de la Creación. Esto aparece muy claro en las Sagradas Escrituras:

Evangelio de Juan 1, 1-8

«Al principio existía la Palabra,
y la Palabra estaba junto a Dios,
y la Palabra era Dios

Al principio estaba junto a Dios.

Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra
y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe.

En ella estaba la vida,
y la vida era la luz de los hombres
La luz brilla en las tinieblas,
y las tinieblas no la percibieron.
Apareció un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan.
Vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él.
El no era luz, sino el testigo de la luz».

Primera Carta de Pablo a los Corintios 8,6

«Para nosotros no hay más que un solo Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas y para el cual existimos, y un solo Señor, Jesucristo, por quien existen todas las cosas, y nosotros por él».

Carta de Pablo a los Colosenses 1, 15-20

«El es Imagen de Dios invisible, Primogénito de toda la creación,

porque en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, los Tronos, las Dominaciones, los Principados, las Potestades: todo fue creado por él y para él,

 él existe con anterioridad a todo, y todo tiene en él su consistencia.

 El es también la Cabeza del Cuerpo, de la Iglesia: El es el Principio, el Primogénito de entre los muertos, para que sea él el primero en todo,

pues Dios tuvo a bien hacer residir en él toda la Plenitud,

y reconciliar por él y para él todas las cosas, pacificando, mediante la sangre de su cruz, lo que hay en la tierra y en los cielos».

Carta de Pablo a los Efesios 1, 3-14

«Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales, en los cielos, en Cristo;

por cuanto nos ha elegido en él antes de la fundación del mundo, para ser santos e inmaculados en su presencia, en el amor;

eligiéndonos de antemano para ser sus hijos adoptivos por medio de Jesucristo, según el beneplácito de su voluntad,

para alabanza de la gloria de su gracia con la que nos agració en el Amado.

En él tenemos por medio de su sangre la redención, el perdón de los delitos, según la riqueza de su gracia

que ha prodigado sobre nosotros en toda sabiduría e inteligencia,

 dándonos a conocer el Misterio de su voluntad según el benévolo designio que en él se propuso de antemano,

para realizarlo en la plenitud de los tiempos: hacer que todo tenga a Cristo por Cabeza, lo que está en los cielos y lo que está en la tierra.

A él, por quien entramos en herencia, elegidos de antemano según el previo designio del que realiza todo conforme a la decisión de su voluntad,

para ser nosotros alabanza de su gloria, los que ya antes esperábamos en Cristo.

En él también vosotros, tras haber oído la Palabra de la verdad, el Evangelio de vuestra salvación, y creído también en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la Promesa,

que es prenda de nuestra herencia, para redención del Pueblo de su posesión, para alabanza de su gloria».

Primera Carta de Juan 1, 3

«Lo que hemos visto y oído, os lo anunciamos, para que también vosotros estéis en comunión con nosotros. Y nosotros estamos en comunión con el Padre y con su Hijo Jesucristo.

Os escribimos esto para que nuestro gozo sea completo».

Hebreos 1, 1-3

«Muchas veces y de muchos modos habló Dios en el pasado a nuestros Padres por medio de los Profetas;

en estos últimos tiempos nos ha hablado por medio del Hijo a quien instituyó heredero de todo, por quien también hizo los mundos;

el cual, siendo resplandor de su gloria e impronta de su sustancia, y el que sostiene todo con su palabra poderosa, después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.